contacto@shivaweb.es

La web como tu coche de empresa

Miguel Angel López Torralba Información general, Pública

Son muchas las empresas que crean una web y acaban dejándola en la red sin echarle cuentas, pensando que con eso tienen bastante y sin entender la potencia de la herramienta que dejan sin utilizar.

Para muchos con tener “algo” ahí arriba es bastante, pero no entienden que están perdiendo un canal de publicidad, confianza y de interacción con los posibles clientes.

Esto es debido a que los pequeños empresarios, autónomos… piensan que la web no es más que un mal necesario, en el mejor de los casos, y que si se lo puede hacer un primo, cuñado o vecino, gratis, y utilizando herramientas como wix, pues mejor, pero de eso os hablaré otro día.

Si no estás en internet no existes y si no creas contenidos te encuentras en estado latente. Clic para tuitear

Soy consciente de que los desarrolladores y las personas que no viven de este mundo utilizamos lenguajes diferentes, por eso a mi me gusta hacer comparaciones al mundo real, que es lo que voy a hacer hoy al comparar la web con un coche de empresa.

Seleccionando el vehiculo

Cuando una empresa requiere un vehiculo, lo primero que hace es analizar que tipo necesita… ¿es una berlina?¿una furgoneta?¿un turismo?¿o incluso una motocicleta?

Con una web es igual, como empresari@s necesitamos saber que queremos: ¿una web presencial?¿algo estático?¿una tienda?

En este punto debemos de tener claro qué fin tiene la web, para que la necesitamos y cuánto dinero podemos y queremos gastar en ella.

No vamos a comprar una berlina para un repartidor de comida ni una motocicleta para un viajante de joyas…

Escogiendo la marca y el concesionario

Una vez que sabemos que coche queremos, buscamos entre las diferentes marcas y concesionarios, qué prestaciones nos ofrecen, condiciones de pago, ofertas…

Con una web es igual, no debemos de conformarnos con lo primero que veamos, debemos de analizar diferentes opciones y optar por la mejor elección. Y recuerda…

No le comprarías un coche que ha hecho tu vecino en su garage ¿verdad?

Pagando por el coche

Está claro que todos pagamos el precio del coche, las letras si está financiado, la entrada… así como todos los extras que hemos querido adquirir.

Con las webs debería de ocurrir lo mismo, es un servicio que requiere de muchas horas de producción y tiene un precio, podría contar aquí muchas frases de personas que menosprecian el trabajo realizado queriendo no pagar, diciendo que ellos ya pagaron en su día a alguien no profesional por una web y que ahora no quieren gastar más dinero…

Piensenlo, ¿en serio le dirían a un vendedor de coches que como ustedes ya tuvieron un coche no quieren pagar más de X por el que quieren comprarle?

Una vez que tenemos el coche

Ya tenemos nuestro coche, podemos utilizarlo en nuestra empresa, podemos dejarlo tan bonito como está o ponerle publicidad de la marca… pero la cuestión es que es una herramienta para ganar dinero, pero para eso hay que utilizarlo…

Un coche de empresa no sirve para ganar dinero si está aparcado y sin darle uso

Con la Web, si no la usamos, si no le damos movimiento es lo mismo, no sirve para nada. Hay que escribir, generar ofertas, tráfico y sobre todo hacer que haya una comunidad de personas que estén esperando que publiques y muestres tu trabajo.

Os sorprendería saber la cantidad de webs que se quedan muertas sin repercutir para nada en la empresa a la que pertenecen.

Gastos del coche

Un coche lleva una multitud de gastos que todos aquellos que lo tienen en una empresa están dispuestos a pagar, ¿la razón? les genera ingresos y aunque fastidie hacer muchos de estos pagos todo el mundo los hace…

La web puede generar ingresos y tráfico, puede mostrar tus trabajos a los clientes potenciales, hacer de comercial, crear llamadas y publicidad al utilizarla junto a las redes sociales. Pero esto tiene un coste…

Tiempo y combustible

Al conducir un coche para ir de un lugar a otro, para ver a un cliente, entregar un pedido… estamos haciendo uso de dos recursos, tiempo y combustible, ambos se traducen en dinero, tienen un coste.

En una web podemos traducir esto como la introducción de contenidos, los contenidos son el combustible que hacen que la web se mueva, que los buscadores la coloquen en buenas posiciones, de ser competitiva y de atraer tráfico.

Es imposible atraer tráfico continuo a una web si no se tienen unos contenidos dinámicos

Y al igual que en el vehiculo, el crear estos contenidos nos lleva un tiempo, que o bien podemos utilizar de nuestro propio tiempo o bien podemos externalizarlo de diferentes maneras, pero a un precio.

Os sorprendería saber cuántas empresas con webs abandonadas se quejan de la web no les sirve de nada, sin saber que tienen que moverla…

Impuesto de circulación

Todos los vehículos tienen que pagar un impuesto de circulación, es una obligación, no una opción. De ese modo una web tiene que pagar el dominio de forma anual, de lo contrario nuestra web desaparecería.

Seguro

Si el impuesto de circulación es importante, también lo es el seguro, tan importante que si no lo tienes el coche no puede circular legalmente.

Pues frente al seguro podemos enfrentar el hosting de nuestra web, que es el lugar donde se encuentran todos los datos de la misma y que lo ofrecen empresas profesionales.

Es cierto que hay empresas de hostings gratuitos, pero obligan a usar dominios extraños o muestran publicidad en las páginas que alojan en tu web.

¿Te gustaría que en tu coche de empresa hubiera publicidad de la competencia?

Mantenimiento

Todos los vehículos tienen un coste en mantenimiento, cambio de ruedas, limpieza, luces, aceite, filtro… y un largo etcétera que podría no tener fin pero que es muy importante.

En una web podemos reflejar ese gasto de mantenimiento al SEO, redes sociales…

  • si quieres estar bien posicionado en los buscadores necesitas cumplir con unas normas de publicación
  • atraer tráfico de las redes sociales conlleva tiempo y dedicación
  • hacer que la gente conozca tu web y se inscriba a newsletter (que hay que mantener) o que te hagan buen feedbak no es algo que se logre de la noche a la mañana.
ITV

Otra cosa que se debe de hacer con el vehiculo, al menos una vez que tiene cierta edad, es pasar la ITV, y a una web le sucede lo mismo, hay que analizarla para comprobar que todo funciona bien, que está correcto y si no es así cambiar todo lo que haya podido estropearse, para ello se hace lo que se denominan las auditorías webs donde se reciben informes del funcionamiento de la misma.

Conclusiones

Ahora que hemos comparado un vehiculo de empresa con una web y si has leído hasta aquí, espero que hayas comprendido que una página no es simplemente un mal que hay que acometer, y la veas como una herramienta de publicidad que debe de ser desarrollada por profesionales para obtener resultados y mantenida con esfuerzo para que comience a ofrecer posibilidades y dinero, y por favor cuando digas…

Yo no necesito una web, tengo facebook

Piensa en que desde una web puedes publicar en facebook, twitter, linkedin… piensa en la presentación de contenidos de una web, en la categorización, en que un usuario que quiera ver fotografías de uno de tus trabajos, servicios… lo tiene todo a tan solo unos clicks de distancia.

Una web es tu vehiculo de empresa en la red, no lo dejes aparcado Clic para tuitear

Desarrollador Web, inquieto del marketing Online y comercial, dedicado al desarrollo y creación de aplicaciones web y su productividad en Internet

¿Te ha servido? Danos tu opinión

Tu email no se mostrará


Conócenos


Apúntate a nuestro newsletter

Y recibe de forma automática nuestro ebook para mejorar la presencia de tu marca en la red.


Descarga nuestro catálogo


Twitter


Facebook


Menú